miércoles, 19 de septiembre de 2012

Coriolanus (2011)


Por amor a Shakespeare

Coriolanus (Reino Unido / 2011) Dirección: Ralph Fiennes. Con Gerard Butler, Vanessa Redgrave, Brian Cox,  Jessica  Chastain. Guión: Jhon Logan (basado en la novela “Coriolanus” de William Shakespeare). Fotografia:Barry Ackroyd. Edición: Nicolas Gaster. Duración: 121 min.

Ralph Finnes, en su doble papel de actor y debutante director, nos presenta una adaptación moderna de la novela de William Shakespeare, Coriolanus. Conocida la fascinación del actor por los clásicos de la literatura inglesa al igual que su colega, Kenneth Branagh, no sorprende que haya elegido esta obra para su adaptación debido a su alto contenido social, al que siempre se vio comprometido.


La película nos relata la historia de Cayo Martius Coriolanus (interpretado por Finnes), valiente general romano, que debe enfrentar con sus legiones a uno de los más feroces enemigos de la ciudad estado de Roma, Tullus Aufidios (interpretado por Gerard Butler).

Pero no solo debe lidiar con esto, tras derrotarlo y ser considerado un héroe, los intrigantes senadores patricios harán todo lo posible para que se lo nombre cónsul, a pesar de que la característica menos relevante de Martius sea la política.

Cargando el estigma de soportar a su ambiciosa y manipuladora madre (interpretada por Vanessa Redgrave)  acepta el cargo para el que es propuesto, ganándose la enemistad de los tribunos del pueblo que, aprovechando la pobre destreza política de su oponente, harán todo lo que sea necesario para boicotear la postulación del nuevo cónsul, cosa que finalmente logran, desterrando al héroe de la ciudad.
 
Tomando venganza contra su propio pueblo, que tan desagradecidamente lo había tratado, Martius busca la ayuda de su viejo enemigo Tullus, al que se aliara para alzarse en armas contra Roma. La habilidad de este joven guerrero lleva a las huestes de su antiguo enemigo a las mismísimas puertas de la ciudad. Inconmovible, el vengativo general, sin piedad arrasa con su pueblo, nada ni nadie lo convence en incumplir su objetivo hasta que un final y conmovedor encuentro con su madre hace que firme la paz.

Este hecho indigna a Tullus que siente como su grandeza se escapa de sus manos. Entonces replantea su alianza y nuevamente se transforma en el enemigo de Coriolanus al que proporcionará un final épico.

Si creen que todos los hechos que relate en esta crónica se desarrollan en la imperial Roma antigua, no es así. Todo se lleva a cabo en un Roma ficticia, con locaciones, en su mayoría, proporcionadas por algunas de las ciudades de los países del Este arrasados por las guerras civiles.

Todo esto proporcionará el marco adecuado para las escenas de guerra y de pobreza al que se verá sometido el pueblo romano.  Los uniformes de las legiones pasan de las lustrosas prendas de seda y cuero a los atavíos de los ejércitos más modernos, lo mismo pasa con el armamento, ya no blanden relucientes aceros, utilizan el armamento y los fusiles automáticos más sofisticados, un lugar donde los caballos son reemplazos por los tanques tecnológicamente mejor equipados.

Así es el ambiente donde se desarrolla el relato, Finnes, de esta manera, nos demuestra que los conflictos novelados en la literatura inglesa clásica tienen un correlato con la actualidad que se vive en algunas regiones del globo; intrigas políticas, hambre, guerra, revoluciones, lideres mesiánicos que se convierten en el enemigo del pueblo, manipulación artera de la voluntad popular, entre otros hechos aberrantes.

Pero a pesar de realizar un buen trabajo en este campo, el filme no termina de cuajar, los planos extremadamente cercanos son utilizados no como un recurso estítico sino para disimular la estreches del presupuesto. A pesar de contar con un excelente reparto y un muy buen libro, el director no se arriesga a ir más allá un filme menor. Las escenas de acción son muy medidas, escasas y se desarrollan todas al comienzo del filme. Lo que, en un principio, imprime dinamismo a la narración rápidamente se convierte en una lenta historia.

De todas maneras, no podemos dejar de ponderar el buen guión de Jhon Logan (para alguien que nunca leyó a William Shakespeare, ver esta realización puede convertirse en una buena experiencia), la impecable actuación de Vanessa Redgrave y las buenas intenciones de adaptar un relato clásico a los tiempos actuales, pero nada más que eso.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Claudio A. Borrello está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.