domingo, 2 de diciembre de 2012

Sensation (2010)



Inocencia procaz

Sensation (Irlanda / 2010) Dirección: Tom Hall. Con Domhnall Gleeson, Patrick Ryan, Marie O'Neill, Owen Roe, Kelly Campbell. Guión: Tom Hall. Fotografia: Benito Strangio. Edición: Nathan Nugent. Diseño de Producción: Tamara Conboy. Producción: Cathleen Dore, Katie Holly, Herman Slagter y Kieron J. Walsh. Duración: 107 min.

Que puede ocurrir cuando a un joven granjero pierde a su padre y debe hacer se cargo del negocio familiar. Así planteado podríamos decir que nos faltan muchas pistas para poder responder la pregunta. Veamos la respuesta que nos entrega Tom Hall a través de Sensation.

Todo comienza a partir de la muerte del padre de Donal (Domhnall Gleeson), granjero irlandés que deja como herencia la granja familiar a su hijo. Este tiene un amigo, Karl (Patrick Ryan), que vive en un motor-home estacionado en una de las parcelas del lugar.


Donal es una persona, solitaria, con poco roce social, su vida pasa por el trabajo en el campo y el cyber-sexo (resulta que aún es virgen). Una noche, como habitualmente lo hace, conectado a internet, concreta una cita con Courtny, una prostituta que proporciona sus servicios desde un sitio web.

Domhall Gleason como Donal
 El encuentro entre el joven falto de experiencia y la irreverente meretriz no resulta mal, todo lo contrario, Donal logra mejorar mucho su autoestima y ella encuentra la comprensión que regala su inocencia. Pero como ocurre en estos casos, para él la cita va más allá de un furtivo encuentro sexual, sus sentimientos hacia Marie (verdadero nombre de Courtney) son otros.

Ella encuentra la compañía del joven estimulante pero no muestra sus sentimientos abiertamente, es evidente que se siente atraída por el muchacho pero va con cuidado, puede ser peligroso para su trabajo. De todas maneras, esto le impide comentar su intención de dejar el negocio y comenzar su propia agencia de citas. Donal encuentra en esto su oportunidad para acercarse a Marie definitivamente y decide financiar el emprendimiento con la venta de la granja.

A partir de este momento la vida de ambos personajes cambiara radicalmente, sobre todo la de joven, que de introvertido granjero pasa a ser un extrovertido proxeneta. Los problemas comienzan cuando Courtney decide mejorar su aspecto debido a que no puede abandonar su trabajo hasta que el negocio comience a funcionar. Una decisión inaceptable para los planes del Donal que busca alejarla definitivamente de todo aquello.


Desilusionado  comienzan las recriminaciones mutuas, los reproches y los desengaños  que, en definitiva, los llevara a la bancarrota y a un final que Donal nunca hubiese imaginado.

Uno de los posters de la película
Lo que tenemos aquí no es más que la vieja historia del  hombre infeliz que se enamora de la prostituta y trata de cambiar su forma de vida y ser felices para siempre,  en este caso Tom Hall lo aggiorna al siglo XXI con ciber-sexo incluido.
El relato es manejado en forma muy simple y cansina, totalmente lineal, sin estridencias técnicas, la única licencia artística distinguida que se toma el director se encuentra en las escenas iniciales donde la iluminación acompaña el estado de ánimo del solitario protagonista, es puro cine de actor, es una película que nos habla de la soledad, del amor, del encuentro, del desencuentro  y de la fidelidad.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Claudio A. Borrello está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.