domingo, 21 de julio de 2013

La decisión de Sophie (Sophie's Choice - 1982)




Intenso amor, eterno dolor


La desición de Sophie (Sophie's Choice - Reino Unido y EE. UU.  / 1982) Dirección: Alan J. Pakula. Con Maryl Streep, Kevin Kline, Peter MacNicol, Josh Mostel, Greta Turken. Guión: Alan J. Pakula sobre la novela de William Styron. Fotografia: Néstor Almendros. Edición: Evan A. Lottman. Música: Marvin Hamlisch. Dirección de Arte: John Jay Moore. Diseño de Producción: George Jenkins. Producción: Keith Barish, William C. Gerrity y Alan J. Pakula. Productor Ejecutivo: Martin Starger. Duración: 150 min.

¿Alguna vez pensaste que pasaría en tu vida sí en algún momento  tuvieras que tomar una decisión extrema? ¿Pensaste como signaría tú porvenir? ¿Nunca reflexionaste cuántas situaciones pasadas pueden marcar tu futuro para siempre? Para bien o para mal, una respuesta correcta o incorrecta, en el momento oportuno, maneja tu destino.
La decisión de Sophie (Sophie’s Choice) contesta todos estos interrogantes de forma dramática; nos propone recorrer la vida de una joven mujer atormentada por los remordimientos y los recuerdos del pasado reflejados en un presente luctuoso y tormentoso.


Todo comienza con la llegada de un joven sureño, Stingo (Peter McNicol), a New York,  con la ambición de convertirse en un gran escritor que por falta de dinero termina alquilando una pequeña habitación en una rosada casa de Brooklyn.

Allí, en otra habitación, viven Sophie (Meryl Streep), refugiada superviviente de un campo de concentración alemán y Nathan (Kevin Kline), un brillante e inestable judío americano obsesionado con el holocausto, una pareja extraña desde sus circunstancias  pero desenfadada, atractiva, divertida a los ojos del soñador recién llegado. Rápidamente, a causa del desinhibido Nathan y al encanto que irradia Sophie sobre Stingo, surge la amistad.

PeterMacNicol (Stingo), Meryl Streep (Sophie) y Kevin Kline (Nathan)
El trío vive con normalidad en el cálido verano de la ciudad, pero en ocasiones, el carácter violento y bipolar de Nathan irrumpe en ruptura distanciándose por un tiempo de la feliz y pacífica convivencia, momentos que aprovecha Stingo para charlar con una desilusionada y sentimentalmente indefensa Sophie y así conocer los secretos que guarda de su atribulado pasado.
 
Durante una de esas charlas, temerosa por el desencanto que pueda provocar en su interlocutor, Sophie se confiesa, dando conocer el porque de su desdicha y cual fue la decisión que la marco para siempre. Hacia el final, después de una gran pelea entre los amantes, todo discurre en tragedia, todo se derrumba, todo pasa a ser una autentica experiencia amorosa, dolorosa e instructiva en la vida del joven y virgen escritor. 


El film nos sitúa en los Estados Unidos de la década de los 50 y en los ignominiosos campos de exterminio de la Alemania nazi, la historia nos lleva del presente al pasado cuando el relato lo necesita. Técnicamente transita por los caminos adecuados, destacándose la cinematografía, vivaz y brillante en los momentos alegres, sórdida y lúgubre en los momentos de alto contenido dramático; el guión sorprendentemente atrapante y las actuaciones de sus protagonistas.

El cast realmente se encuentra a la altura de las circunstancias, un joven Peter McNicol, tan novato actor como el novato novelista que interpreta, aprovecha muy bien esta situación para enriquecer a su personaje; Kevin Kline,  manejando la ambivalencia de Nathan como solo él puede hacerlo y Meryl Streep en su personaje consagratorio, construyendo una Sophie inolvidable.


La escena que prepara Alan J. Pakula para presentarnos las circunstancias que llevan a la protagonista a tomar la controversial decisión, alimentada con primeros planos de Meryl Streep mezclados con fundidos y flash backs, no solo es uno de los momentos más crípticos del film sino de la historia del cine. Son escenas que a un cinéfilo lo marcan definitivamente y no podrá dejar de recordar.



En definitiva, es una película que te hará reflexionar porque los hechos que relata no te pasaran inadvertidos ni te serán indiferentes, con intensos momentos dramáticos que hará que sigas pensando y hablando sobre ella muchos días después de haberla visto.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Claudio A. Borrello está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.