jueves, 29 de enero de 2015

Foxcatcher (2014)



En el seno de los Dioses

Dirección: Bennett Miller. Con Steve Carell, Channing Tatum, Mark Ruffalo, Sienna Miller, Vanessa Redgrave entre otros. Guión: E. Max. Frye y Dan Futterman. Fotografia: Grieg Fraser. Edición: Jay Cassidy, Stuart Levy y Conor O'Neill. Música: Rob Simonsen. Dirección de Arte: Brad Ricker. Vestuario: Kasia Walicka-Maimone. Casting: Jeanne McCarthy. Producción: Anthony Bregman, Megan Ellison, Jon Kilik, Bennett Miller. Co-Producción: Scott Robertson. Productor Asociado: Hank Bedford, Mark Schultz y Kristin Gore. Productores Ejecutivos: Mark Bakshi, Chelsea Barnard, Michael Coleman, John P. Giura, Tom Heller y Ron Schmidt. Duración: 129 min.

La gloria para un atleta amateur es, sin duda, competir y obtener una medalla dorada en los juegos olímpicos, obtener un lugar en el Olimpo deportivo implica trabajo duro y sacrificio. Todo lo que pueda contribuir a tal fin no se deja de lado y los hermanos Schultz, lo aprendieron fatalmente.

Foxcatcher nos cuenta la historia del luchador olímpico Mark Schultz (interpretado por Channing Tatum), su hermano, entrenador y también luchador David Schultz (interpretado por Mark Rufalo) y John Du Pont (interpretado por Steve Carel) el millonario heredero de una de las familias más acaudaladas de los Estados Unidos.

Al comienzo encontramos a Mark viviendo la desesperanza de ser un medallista olímpico en una disciplina casi desconocida, la lucha greco-romana, que no le brinda el reconocimiento que supone y que solo lo lleva a dar charlas motivacionales en las escuelas primarias del condado donde vive mientras se prepara con David para competir por el campeonato mundial de la especialidad.

Channing Tatum como Mark Schultz y Steve Carel como John Du Pont
Su vida es un silencioso reproche, pura monotonía y tedio hasta que un día recibe la llamada telefónica de John, un mecenas a la antigua, que lo seduce para entrenar en el equipo de lucha que está preparando con vistas a los Juegos Olímpicos de Seúl 88 . Sin pensarlo demasiado, con la aprobación de su hermano, la que siempre sintió como necesaria, toma su pobre equipaje y parte a instalarse en la propiedad de los Du Pont, ahí será abducido por el millonario quien aprovechándose de su baja autoestima comienza un fino trabajo de manipulación para tenerlo íntimamente a su lado.

Pero todo termina cuando John advierte que su marioneta, envuelto en una inducida atmosfera de vicio palaciega, no le brindará la gloria que desea su megalomaniaco ser. Para poner orden a su provocado desorden decide, como buen empresario, contratar a David para entrenar el equipo. Esto desata una furia de pasiones que culminara en derrota, desencanto y tragedia.

Una de las características que encuentro más llamativas en la película es el ritmo, Bennett Miller le imprime al relato una lentitud poco habitual para el cine de Hollywood, singularidad que combinada con su extensión la hace perezosa en algunas ocasiones. Realmente se siente como una historia pequeña a la que se debía estirar.

Steve Carel como John Du Pont
Algo para destacar son las actuaciones, Steve Carel nos presenta un trabajo completamente diferente al que nos tiene acostumbrado, compone a este magante, egocéntrico, dominador, manipulador,  caprichoso y desquiciado a la perfección, sin fisuras, tiene bien ganada su nominación al Oscar, Channing Tatum en la piel del atribulado luchador inmaduro y desprotegido se encuentra lejos de los personajes que últimamente interpreto y demuestra bien su versatilidad.  Párrafo aparte para Mark Rufalo, un impecable David, natural, justo y sobre todo creíble.

El resto, los aspectos técnicos, no desentonan pero tampoco lucen, es verdad que la película no pasa por dar relevancia a estos matices, pero el director tampoco hace el esfuerzo de poner algo de genialidad en ellos, todo es medido, cuidado y clásico, solo el guión destaca tibiamente para dar soporte a las actuaciones.

Mark Rufalo como David Schultz
En conclusión, Foxcatcher no es una gran película, es un film testimonial, de aspecto indy, agradable y mortecino que nos muestra como la miseria humana se hace presente en todos los estratos sociales por igual.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Claudio A. Borrello está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported. Protected by Copyscape Online Infringement Checker